VIAJES LOW COST -El “todo incluido”-.

 El famoso “todo incluido”

¿Cuántos son lo que miran más de dos veces los precios de hotel y avión antes de decidirse por el viaje a realizar? Vaya pregunta… Imagino que la gran mayoría. ¿Y los que han pensado en realizar el famoso viaje al Caribe con “todo incluido”? Seguramente más de los que pensamos.

Muchos de nosotros hemos realizado este tipo de viaje alguna vez en la vida. Y si no es el caso, se están perdiendo una experiencia interesante. Y lo dice uno que siempre estuvo en contra de ellos hasta que finalmente probó suerte.

Baño con tiburones en Cancún (Méjico). VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Baño con tiburones en Cancún (Méjico)

Está claro que si le gusta la aventura y perderse por el mundo, este viaje no va a ser el más adecuado. Aunque siempre se puede alquilar un coche y explorar libremente los alrededores del hotel, o bien realizar multitud de excursiones.

Se lo recomiendo a todo aquel que quiera desconectar de la vida cotidiana mientras se baña en aguas cristalinas (personalmente creo que son las mejores, y si no en el top 5 de playas), a los que deseen realizar un combinado de varias ciudades o incluso países, y a los solteros que buscan una buena experiencia.

Playa de Cancún (Méjico). VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Playa de Cancún (Méjico)

Los ejemplos más comunes del “todo incluido”

Cada vez hay más países que incluyen entre sus servicios hoteleros el “todo incluido”. Desde hace ya varios años, los ejemplos más comunes para el turista español son: Méjico, República Dominicana, Cuba y Jamaica. Aunque últimamente países como Panamá, Puerto Rico y Costa Rica también se han sumado a la moda.

Playa en Tulum (Méjico). VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Playa en Tulum (Méjico)

Entre los años 2000 y 2010, el turista predominante en este tipo de hoteles era el español. Pero esto cambió con la crisis y con el nacimiento de las compañías aéreas de bajo coste. Hoy día es más común encontrarse con rusos, estadounidenses y sudamericanos (principalmente argentinos y chilenos).

El español de clase media siempre ha buscado gangas económicas, de ahí que las grandes cadenas hoteleras como Meliá, NH, RIU, Barceló, Iberostar o Palladium se lanzasen a cruzar el charco en previsión del negocio del siglo. Para que se hagan una idea, un viaje “todo incluido” a República Dominicana con agencias que contratan vuelos charter “low cost”, como era Pullmantur, sale igual de caro que el viaje de ida/vuelta al mismo sitio en vuelo regular con compañías como Iberia. De ahí ese boom que se inició entre los 80,s y los 90,s.

Pros y Contras

Habiendo visitado ya varios hoteles en régimen de todo incluido, y haber vivido la experiencia en varios países como Méjico, Cuba, República Dominicana y Colombia, me voy a atrever a darles una serie de puntos a favor y en contra al respecto.

Puntos a favor:

  • Puede despreocuparse por completo de organizar el viaje. Desde avión, traslados, habitación, comida, bebida o playa, están todos incluidos en el precio.
  • Comida en abundancia. Por lo general, suele tratarse de buffets libres aunque en algunos casos hay posibilidad de cenar 1,2 ó hasta 3 veces en restaurantes a la carta del hotel (gratuitamente).
  • Bebidas alcohólicas o no sin coste alguno.
  • Posibilidad de barbacoas, paellas, etc… en función del país al que se homenajee.
  • Espectáculos en discotecas o en la arena de la playa.
  • Playas espectaculares como es el caso de Cuba, Dominicana o Méjico.

Puntos en contra:

  • Si es una persona muy activa, le puede resultar monótono. Es bueno salir para ver más pueblos, hacer excursiones o relacionarse con la gente local.
  • Si va en temperada alta es muy posible que el hotel esté masificado. Si lo que busca es tranquilidad, tendrá que gastarse algo más o viajar en temporada baja.
  • La comida es abundante, pero no de mucha calidad. Con la fruta y los desayunos no suele haber pegas, pero las comidas y cenas al final acaban aburriendo.
  • Se va a encontrar con gente de todo tipo, desde jóvenes en busca de la fiesta de su vida, grupos de ancianos o hasta familias con 5 hijos. Con lo cual todo resulta más caótico.
  • Suele haber grupos de borrachos que hacen de la piscina el salón de su casa.
  • Hay todo tipo de bebidas alcohólicas, pero si las quiere de primeras marcas tendrá que pagarlas.

El todo incluido en Méjico. Actividades.

La estancia en Méjico la hicimos en la Riviera Maya, concretamente en el Hotel Grand Palladium White Sand Resort & Spa, de 5*. El resort es una pasada, ya que está conectado con otros 3 hoteles de la cadena Grand Palladium, pudiéndose usar sus instalaciones. Además, defiende y protege la flora y fauna de la zona por lo que se encontrarán multitud de iguanas por los jardines, o cocodrilos en el estanque (estos últimos detrás de un vallado de seguridad).

Grand Palladium White Sand. Terraza de habitación. VIAJES LOW COST, El todo incluido.

La playa del Palladium tiene algunas piedras, aunque las aguas son cristalinas. Lo mejor es darse un paseo hacia el norte por la playa, donde el agua está más limpia y todo es más natural, hasta el punto de encontrarse nidos de tortugas.

Grand Palladium White Sand. Foto playa. VIAJES LOW COST, El todo incluido.

Si sale del hotel por su cuenta, tenga en cuenta que hay policías y check points por toda la zona. Lo cual no quita que se guarden ciertas precauciones. La opción que recomiendan en el “lobby” del hotel es la de coger un taxi. Mi mujer tenía ya experiencia en la zona por lo que nosotros subíamos en los mini-buses que recogían a los trabajadores de los hoteles. Por poco mas de 1 euro llegábamos a Playa del Carmen en 35-40 minutos. Para ir a Cancún bajábamos en Playa del Carmen para hacer transbordo de furgoneta (1 hora más de camino). La vuelta, si es de noche, recomiendo hacerla en taxi.

Playa del Carmen (Méjico). VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Playa del Carmen (Méjico)

El ambiente en Playa del Carmen y Cancún es muy festivo, lleno de gente joven, tiendas, bares, restaurantes y discotecas. Si va buscando fiesta recomiendo alojarse en un hotel entre ambas localidades para poder moverse fácilmente entre ellas.

Cancún (Méjico). Cena en pareja. VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Cancún (Méjico)

En cuanto a excursiones hay de todo tipo. Nosotros hicimos una que incluía las ruinas mayas de Tulum y las de Coba. Tulum tiene mucha fama entre los turistas, ya que su imagen es la típica de postales de la Riviera Maya. Fue un importante lugar de culto, y hoy día es una zona protegida por encontrarse dentro del Parque Nacional Tulum. Coba es menos conocida y ha sido menos explorada, por lo que es posible que haya más restos arqueológicos cubiertos por la maleza de la jungla.

Ruinas de Tulum. Todo incluido. VIAJES LOW COST, El todo incluido.
Ruinas de Tulum

El precio del paquete “todo incluido” durante 7 noches, incluyendo tasas, avión y traslados fue de unos 1150 euros (primera quincena de julio).

República Dominicana. Playas y más playas cristalinas.

El turismo en la República Dominicana está orientado fundamentalmente a las playas de agua cristalina, a la fiesta y diversión y también al descanso. Hay 3 zonas destacadas en cuanto a resorts “todo incluido” se refiere: Punta Cana, Samaná y La Romana/Bayahíbe.

Si tuviese que encajar a cada zona con un tipo de turismo en concreto diría que: Samaná, en el zona norte, está más orientada al relax y el lujo; Punta Cana al turismo joven, la fiesta y diversión, y La Romana/Bayahíbe al turismo de naturaleza y deportes acuáticos. Todas ellas gozan de playas de aguas cristalinas envidiables, aunque el “top one”, según los medios internacionales, se lo disputan la Playa de Punta Cana y la de Bayahíbe. Personalmente, diría que la mejor es Playa El Macao situada a pocos kilómetros al norte de Punta Cana.

Nosotros nos alojamos en el hotel Iberostar Bávaro Suites, de 5*. Está situado en la zona norte de Punta Cana, y se encuentra centrado en el complejo de 4 hoteles de la cadena hotelera Iberostar. De todos ellos, es el segundo en calidad, siendo el Iberostar Grand Hotel Bávaro el de gama más alta con diferencia. En esta ocasión, podíamos hacer uso de las instalaciones de todo el complejo, salvo del Grand Hotel.

Animación hotel Iberostar. Punta Cana. VIAJES LOW COST, El todo incluido.

El precio del paquete “todo incluido” durante 7 noches, incluyendo tasas, avión y traslados fue de unos 1100 euros (primera quincena de julio).

Como excursiones realizadas destacaría dos:

  • Una orientada a la naturaleza donde visitamos, pilotando un “buggy”, la zona de El Salado y Macao. Destacar el baño en un cenote, una zona donde nos enseñaban el proceso de confección del cacao y como no, un baño en la playa de El Macao. Se trata de una playa pública muy frecuentada por surferos.
  • Otra realizada al “seaquarium de Punta Cana, orientada al snorkel y al baño con tiburones. Esta zona se encuentra a unos 20 kilómetros al sur del hotel.

Juntos en Punta Cana. Excursión. VIAJES LOW COST, El todo incluido.

Tanto el viaje a Dominicana, como Riviera Maya y también Cuba, lo hicimos con la agencia Dominicanatours. Tienen oficina en Torrejón de Ardoz y Rivas Vaciamadrid (ambas en Madrid). Hemos viajado con ellos ya 5 veces y sólo una vez tuvimos un problema. La culpa no fue de la agencia sino de la empresa que en ese momento fletaba el avión, Pullmantur (hoy día llamada WAMOS Air). Al producirse una avería mecánica, y no disponer de más aviones libres en su flota, tuvimos que retrasar un día la salida. Al menos nos devolvieron el importe de ese día en el hotel.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *