SINGAPUR

Introducción

flag_of_singapore

Esta visita a la ciudad-estado de Singapur la hicimos recientemente, en enero de 2016. Sólo tres días, ya que más bien la consideramos como una escala en nuestro trayecto hasta la Isla de Bali. Creo que tres días son más que suficientes para conocer la ciudad.

En cuanto al visado de entrada a Singapur, no es necesario para los españoles siempre que la estancia sea inferior a 90 días. El pasaporte tiene que tener una validez de al menos 6 meses.

El Hotel

Hotel Pan Pacific. Lobby

Nos alojamos en un hotel próximo a Marina Bay llamado Pan Pacific, de 5 estrellas. Simplemente maravilloso. Disponía de varios restaurantes, piscina, un gimnasio bastante completo (tanto en la parte de cardio como en la de musculación), un bar en el lobby muy bonito, y lo que también nos resultó muy curioso fue que además el hotel estaba conectado a centros comerciales por su planta baja y a través de la segunda planta. Para más detalles visitad este enlace en español.

Tiene la boca de metro muy cerca y además está rodeado de bares y restaurantes. Lo único que me desencantó fue la necesidad de pagar unos 50 USD por persona para subir al bar de la azotea. Nos alojamos sin ninguna comida porque normalmente solemos desayunar fruta, un batido DETOX verde, algo de proteínas y poco más, por eso mi novia nunca olvida la batidora pequeña de mi madre, jajaja…

Esto nos lleva al siguiente punto, que les interesará a los que a veces cogen los hoteles sin régimen de comidas o que por otro lado, les guste desayunar fuera.

El desayuno

Este punto será breve. Como dije antes, nos gusta desayunar fruta y … ERROR en Singapur. Creo que es el único sitio donde no hemos encontrado ni un solo supermercado, o que menos que un mercado de barrio. Tras preguntar a varias personas, terminamos cogiendo el metro para dirigirnos al barrio árabe buscando un mercado de frutas. Acabamos en un mercado de barrio donde se puede comer, conocido como “hawker”. El aspecto y el olor no eran que digamos muy agradables. Finalmente acabamos desayunando piña y pera bañadas y limpiadas en agua con sal. Un desastre. Por lo tanto nos tuvimos que olvidar de los maravillosos DETOX por no encontrar fruta y verdura que nos entrase por los ojos.

Decidimos desayunar los otros dos días en cafeterías próximas al hotel y en el mismo lobby. Café, zumos de naranja natural y bollería.

Las cenas en restaurantes

Esta es una de nuestras prácticas más comunes. Buscar restaurantes donde disfrutar con platos típicos, a ser posible con pescado o marisco.

La primera noche no teníamos muy claro donde ir, y finalmente nos decidimos por una zona de bares y restaurantes a ambos lados del río Singapur conocida como Clark Quay. Ya aquí, y sin haber buscado un restaurante concreto, acabamos en uno de los típicos recomendados por “TripAdvisor” para comer un plato típico del mar en Singapur, el “Chilli Crab”. El restaurante se llama “Jumbo Seafood”. No quisiera faltar al respeto a los gustos de los paisanos pero: “Madre de Dios…” !Qué manera de estropear un marisco tan delicioso como el cangrejo o buey de mar! Una cosa es poner algo de picante y otra dejar sin sabor al marisco. Si lo prueban los gallegos se cortan las venas. Y por supuesto sin vino. No vi ni una botella de vino blanco en las mesas del restaurante, sólo una de champagne. Y cómo iban a beber vino, si la botella más barata era de un vino simplón australiano de coste cercano a los 50€ … En fin. Una cena para dos personas y sin vino por unos 125€.

Vayamos a la segunda noche. Buscamos y encontramos restaurantes de moda con platos carísimos en las plantas altas de los hoteles del “skyline”. Sabíamos que no era una buena idea, porque realmente estaríamos pagando demasiado por algo que no nos iba a llenar (y no el estómago). Finalmente fuimos a cenar al restaurante del “1 Altitude” pero nos dijeron que estaban a punto de cerrar (21:30), por lo que decidimos buscarnos la vida por los alrededores.

1-Altitude Club. Azotea.
1-Altitude Club. Azotea.

En el Hotel Fullerton también estaban a punto de cerrar por lo que al salir de este hotel, tras bordearlo, dimos con una zona de restaurantes frente al museo de civilizaciones asiáticas. Paramos en uno cualquiera donde tenían escaparates y acuarios con peces y marisco de todo tipo. Creo recordar que se llamaba “Forum Seafood”. Un pescado seco y una ensalada de vieiras, con dos cervezas y postre por unos 110€. Lo único bueno las vistas junto al río. De ahí volvimos a tomar una copa en la azotea del “1 Altitude”, el edificio más alto de Singapur. 30 USD y obligado a decidir lo que tomas cuando pagas previamente en la planta baja, antes de tomar el ascensor. Ya en la azotea me ponen un “Bombay Sapphire” con tónica (la ginebra medida con vaso de chupito, la tónica con manguera y el vaso como para niños pequeños). Penoso. Me recordó a cuando estuve 5 años antes en Phuket (Tailandia). Un cubata para olvidar.

Restaurante
Restaurante Forum Seafood.

La tercera noche decidimos que ya era hora de que dejaran de reírse de nosotros y cenamos en plan informal en los alrededores del hotel. Sin comentarios.

Qué visitar en Singapur

Aquí si hay mucho que hacer y disfrutar. En Hungría me recomendaron visitar el Parque de los estudios Universal en la Isla de Sentosa, al sur. Y lo visitamos, pero tan sólo el acuario. Lo recomiendo al 100%. Es enorme y lleno de mantas, tiburones y especies de peces muy raras para lo que solemos ver por nuestro país.

Acuario

La zona del hotel Marina Bay Sands es muy bonita. Nosotros subimos a la azotea para ver la ciudad y hacer fotos. Ronda los 19€ por persona. Fuera del hotel, hay un centro comercial con todas las marcas de lujo que se puedan imaginar. Preguntamos cuánto devolvían con el “tax free” al salir del país y nos dijeron que tan sólo el 5%. Si a esto le sumamos los precios, bastante más caros que en España, mejor olvidarlo.

Marina Bay Sands. Azotea
Marina Bay Sands. Azotea

Muy cerca está la famosa estatua llamada “Merlion”, símbolo del país. Justo detrás está uno de los hoteles más bonitos y clásicos, el “Fullerton”, y además edificios de la etapa colonial y parques muy verdes donde se practican deportes.Por falta de tiempo, y porque nuestra intención no era recorrer la ciudad de cabo a rabo, nos dejamos la zona del invernadero “The flower dome”, Chinatown y el barrio indio.

Victoria Memorial Hall.
Victoria Memorial Hall.

Finalizo estas líneas añadiendo que la ciudad está llena de empresarios y ejecutivos, coches y tiendas de lujo, y los famosos Seven-Eleven. Los taxis son baratos en general (unos 10-15€ la carrera normal) y el transporte público es rápido y sencillo. Nosotros cogimos el metro para ir desde el aeropuerto al hotel por unos 5 USD. Para moverse en bus yo suelo utilizar un GPS con una vista aérea de la zona por la que me voy a mover. Se trata de una aplicación de iPhone llamada “MotionX” y no necesitas internet. Hay muchos más.

Merece la pena visitarla, eso sí, 3 días como mucho.

Observaciones

  • Puntuación general de Singapur: 8
  • Playas: —-
  • Comida: 6
  • Ambiente (vida diurna y nocturna): 8,5
  • Cultura (momentos, edificios…): 9
  • Repetiría viaje: NO.
  • Recomendaría conocerlo: SI.

One comment

  1. Ciudad espectacular. Lástima no ser millonario jajaja… Si alguien sabe dónde encontrar un mercado con buena fruta que deje su impronta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *