VENECIA-TOSCANA-ROMA (parte 1)

Introducción

flag_of_italyNuestro primer viaje a Italia fue toda una Odisea. He de decir que fue una de nuestras primeras salidas al extranjero juntos y nos pudo el afán por conocer mundo. No es el típico viaje de placer y relax al que les tengo acostumbrados en este blog, sino más bien una ruta de 6 días que empieza en el aeropuerto de Milán-Bergamo y termina en Roma.

La llegada

italymap

Pues bien, como no podía ser de otra manera, la llegada al aeropuerto de Milán-Bergamo (Orio al Serio) no fue del todo agradable. Y todo por novatos. Eran las 20:00 cuando nos acercamos a la oficina de Locauto para recoger el coche que habíamos alquilado a través de pepecar.com. La sorpresa llegó cuando nos cobraron un plus aparte de lo que habíamos pagado por internet, poniendo como excusa que íbamos a dejar el coche en otra ciudad, lo cual habíamos dejado claro ya en la reserva. Y no sólo esto, sino que nos pidieron una tarjeta de crédito para bloquear 1000€ como depósito. Ninguna de estos dos aspectos venían reflejados en la factura. Lo puedo jurar porque la tengo delante de mis ojos.

Lo peor fue que se acercaba la hora de cierre de la oficina y todavía no teníamos coche. Tras una llamada al banco para ampliar el crédito de la tarjeta, y alguna que otra discusión con el trabajador italiano, que no supuso ventaja alguna, conseguimos el ansiado coche y partimos hacia nuestro primer destino, Venecia.

RUTAITALIA1

Venecia, nuestra primera parada.

venicerepublicflagLa primera noche la hicimos en Mestre, una localidad perteneciente al municipio de Venecia, situada a unos 10 km del centro histórico de la ciudad.

El hotel que escogimos para la estancia fue el Hotel Lugano, de 4* y muy bien situado. Aunque la verdad es que para pasar unas horas y dormir, como fue nuestro caso, “se puede elegir cualquiera” de la zona. El precio de una noche en habitación doble, con tasas y desayuno incluido rondó los 50€. venecia3

Ya de día, tras el “check out”, cogimos el coche y cruzamos el Puente de la Libertad para llegar a Venecia. No se puede entrar en el centro histórico con vehículo, por lo que tuvimos que dejarlo en uno de los aparcamientos públicos habilitados (Parking Venice: 496, Sestiere Santa Croce, 496, 30135 Venezia, Italia).

Posteriormente, hicimos una ruta a pie callejeando sin haber planeado los sitios de mayor interés, eso sí, con un mapa en la mano. Lo dejamos “al azar” y la verdad es que pasamos por los lugares más conocidos. Ahora me arrepiento, porque meses después del viaje me enteré que en la Plaza de San Marcos se encuentra el Café más antiguo de Italia (Café Florian). Y eso duele, sobre todo cuando uno adora el café.

Nuestra caminata nos llevó en este orden por: Puente de la Constitución, Palacio Foscari Contarini, Iglesia San Giacomo dell’Orio, Puente Rialto, Iglesia de San Salvador, la Plaza de San Marcos, la Iglesia de San Moisés, Santa María del Giglio, San Mauricio, la Galaería Fiorella, el Puente de la Academia (lleno de candados cerrados, símbolo de unión entre las parejas enamoradas) y la Galería de la Academia.

venecia2

Desde el Puente de la Academia hay una panorámica preciosa hacia la Basílica de Santa María de la Salud.

venecia1

Aprovechamos para comer en la terracita del restaurante Do Abc, situado en el Campo Santo Stefano. Picamos algo de pescado y marisco, porque los precios estaban por las nubes. Una vez terminamos, deshicimos lo andado previamente y nos dirigimos hacia nuestro nuevo destino, Florencia.

venecia4

Florencia, no bastó con un día.

Bandera-de-FlorenciaEn el trayecto a Florencia tuvimos una experiencia desagradable en la carretera. Quien haya viajado por una carretera italiana entenderá de lo que hablo. Yendo por una autovía a 120km/h, y viendo que por el carril rápido venía un coche aun lejos, nos pusimos a adelantar al que teníamos delante. Se ve que el del carril rápido venía a no menos de 180km/h y le molestó que le cortásemos el ritmo, por lo que tuvo a bien intentar echarnos de la carretera. Lástima que no llevase mi coche. No creo que con su “pequeño coche de marca italiana” hubiese intentado la misma maniobra, por aquello del tamaño…

Por fin llegamos a la capital de la Toscana. Ya de noche aparcamos delante del hotel. Nos alojamos en el Cosmopolitan Hotel, de 4*, reformado, moderno y muy acogedor. El precio de la noche en habitación doble y con desayuno incluido salió por unos 70 euros (tasas incluidas).

florenz5
Palacio Viejo

Dejamos el equipaje, nos dimos una ducha y salimos a cenar por el centro de la ciudad en plan informal. Tomamos una pizza y una ensalada en una trattoria próxima a la Catedral de Santa María del Fiore.

A la mañana siguiente, cogimos el coche y lo aparcamos detrás de la estación de trenes. Nuestra intención principal era entrar en la Catedral y visitar el David de Miguel Ángel, que se encuentra en la Galería de la Academia, a unos 300 metros de la Catedral. Pero no tuvimos suerte. Se trataba de un domingo, y el horario de apertura este día es el más reducido, de 13:30-14:45, por lo que no pudimos entrar en el interior de la Catedral. (Dejo un post de fotoescapada.com que recoge los horarios de visita a todos los monumentos de la Plaza del Duomo).

De ahí, recorrimos la Via Ricasoli en dirección a la Galería de la Academia, y como no, un nuevo fracaso. La cola para entrar y ver el David de Miguel Angel era espectacular. Si nos hubiésemos quedado habríamos perdido no menos de 2 horas. Por lo que continuamos con nuestra guía en mano recorriendo las calles de la ciudad.

Decidimos comenzar nuestra ruta de monumentos característicos con el objetivo inicial de acabar en el famoso “Ponte Vecchio”. Nuestra primera parada fue la Plaza de la República con sus pórticos característicos. Seguimos andando por la Vía degli Strozzi, donde nos topamos con las tiendas de ropa de lujo italiana como Louis Vuitton o Gucci, para continuar por la Plaza de Santa Trinidad donde se haya una iglesia del S. XIII. A pocos metros, ya sobre el río Arno, nos hicimos algunas fotos en el Puente de Santa Trinidad, aprovechando que de fondo se encontraba el ansiado “Ponte Vecchio”.

florenz1

Se piensa que dicho puente fue construido por primera vez en el S.II a.C., aunque ha sido reconstruido varias veces fundamentalmente por las inundaciones del río. Se dice también, que es muy probable que la palabra bancarrota naciese en este lugar, ya que cuando los vendedores no podían pagar sus deudas los soldado rompían la mesa sobre la que mostraban sus mercancías. A día de hoy se sigue comercializando con todo tipo de cosas, fundamentalmente con joyas.

florenz2

Salimos del puente, y sin cruzar de orilla nos dirigimos hacia la Plaza de la Señoría, de gran belleza y con un enorme valor histórico y cultural. Se han encontrado en este punto restos del Neolítico, aunque los edificios que hoy podemos contemplar datan de los siglos XIII y XIV en su mayoría. Cabe destacar el Palacio Viejo, con su torre de 95 metros de altura, la Logia de la Señoría y el Tribunal de Mercancías entre otros. También de un enorme valor cultural son las numerosas estatuas repartidas por toda la plaza, algunas de ellas del S.XV.

florenz3

Tras numerosas fotos y deleite de nuestros ojos, continuamos por la vía dei Leoni donde pasamos por delante del Palacio de San Firenze y posteriormente por el Palacio Pazzi. Por desgracia volvimos a pasar por la Catedral sin saber que a esa hora se encontraba ya abierta, por lo que continuamos nuestro camino sin detenernos.

florenz4

Nuestros últimos coletazos de la visita los dimos por la zona del Mercado Central y de la Basílica de San Lorenzo, donde callejeando un poco nos metimos en una trattoria con paredes de ladrillo muy viejo para comer. Probamos algo típico de la región, a destacar la “pappardelle” (pasta similar a los tallarines, pero más ancha) con carne de liebre y un plato llamado “tagliata”, hecho a base de carne de buey cortado en láminas, con rúcula, queso parmesano, aceite de oliva, pimienta y sal. Muy rico y sencillo. Tras el espresso de rigor, pusimos rumbo a la ciudad de Pisa.

Pisa, la Torre y poco más.

Flag_of_the_Republic_of_Pisa_svgCuando digo poco más, me refiero a que no hay mucho que ver en la ciudad salvo la famosa Torre de Pisa y el “Duomo”. Porque algo más sí que hubo… 2 buenas multas de tráfico, y lo peor es que las dos fueron en el mismo sitio y en menos de 24 horas. A continuación diré donde, para que no pasen por ahí con el coche (al llegar a España sólo pagamos los trámites de Locauto con las autoridades locales, pero no las multas…).

Ya de noche, llegamos al Hotel Galilei Pisa, de 4*, situado  entre el aeropuerto de la ciudad y la estación central de trenes, al sur del río Arno. La noche en habitación doble con desayuno y tasas incluidas rondó los 70 euros. El hotel es el típico de negocios que podemos encontrar en los alrededores de cualquier aeropuerto.

pisa3Por empezar a conocer algo de la ciudad salimos a cenar, también esta noche de manera informal. Al ser domingo y la ciudad pequeña, sabíamos que no iba a ser fácil encontrar un buen sitio, por lo que directamente cogimos el coche rumbo al centro. Finalmente, aparcamos cerca de la Plaza de los Mártires por la Libertad, zona en la que parecía haber más movimiento de gente y algún que otro bar abierto. Fue al pasar por la Vía Roma  donde tuvo que saltar la foto de algún radar, no por velocidad sino más bien por tratarse de una vía reservada a los residentes.

A la mañana siguiente cogimos los bártulos y nos dirigimos a la tan ansiada Torre de Pisa, y como no, tuvimos que pasar de nuevo por la ya famosa Vía Roma, por lo que nuevamente la dichosa cámara nos agració con una foto destinada a engordar las arcas municipales.

Por fin llegamos a la Plaza de la Catedral o Plaza de los Milagros, donde se puede contemplar la Catedral, la Torre de Pisa (que realmente es el campanario de dicha catedral), el Baptisterio y el Camposanto Viejo (se dice que este cementerio fue levantado sobre tierra traída del Gólgota durante la Cuarta Cruzada, S.XII). Todas las edificaciones datan de los siglos XI, XII y XIII, y están rodeadas por una muralla de la época medieval. Por desgracia no pudimos entrar en el “Duomo” (catedral) por estar celebrándose algún acto de la Semana Santa en la zona exterior de la misma.

pisa2

Tras las fotos de obligado rigor (yo y mujer sujetando la “torre” para que no se desplomase), nos pusimos rumbo al corazón de la Toscana.

Continúa en la siguiente entrada: Venecia-Toscana-Roma (parte 2)

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *