BRASIL (RÍO DE JANEIRO)

Introducción

flag_of_brazil

He aquí mi viaje al país de la Canarinha y de la samba, aunque yo de samba más bien poco. Se trata de un viaje en Semana Santa, y fue más bien de playa y descanso que de turismo como tal. Aunque las lluvias dieron pie inevitablemente a esto último.

En cuanto al visado de entrada a Brasil, no es necesario para los españoles siempre que la estancia sea inferior a 90 días y se haga en condición de turista.

El viaje

bandeira_da_cidade_do_rio_de_janeiroEl vuelo de ida/vuelta a Río de Janeiro lo hicimos con Iberia y los billetes por persona salieron a unos 700 euros. Nada más llegar al aeropuerto cambiamos unos 80 euros por reales brasileños (R$) para poder coger un taxi hasta el hotel. Como era de esperar, el taxi nos intentó engañar cobrándonos unos 100 reales (30 euros aprox.) hasta el hotel en Copacabana, pero gracias al portero del hotel finalmente pagamos 60 reales.

Hay más formas de llegar a Río desde el aeropuerto, por ejemplo con los famosos Shuttles. Para cambiar dinero, yo recomiendo hacerlo en Copacabana o Ipanema. En mi caso lo hice en la calle Nuestra Señora de Copacabana.

En cuanto al hotel, elegimos uno normalito en Copacabana llamado Windsor Copa, próximo a la parada de metro Cardeal Arcoverde. Se trata de un hotel pequeño, más bien para gente de negocios o de paso, que de playa. Tuvimos el desayuno incluido, aunque estando en Brasil aprovechamos los supermercados y puestos de la calle para probar las magníficas frutas del Amazonas. Cabe destacar la papaya, el mango y el camu-camu (que allí lo llamaban de otra manera). También está a la orden del día el açaí, aunque en forma de pasta o batido y demasiado azucarado. Por lo que nos dijeron, está prohibido sacarlo del Amazonas en su forma natural.

Las playas de Río de Janeiro

Sé que las playas de Río son de las favoritas para los surfista, pero esta vez me dejé la tabla en casa… Es broma. Me dediqué a tomar el sol en las 2 playas más famosas de la ciudad: Copacabana e Ipanema. Ambas son muy parecidas, pero el ambiente es mucho mejor en Ipanema. Copacabana tuvo su esplendor en el siglo pasado, y eso se nota no sólo en la gente, sino en otros aspectos como los edificios. Incluso las tiendas y los restaurantes de moda se sitúan entre Ipanema y Leblón. Las aguas son muy bravas y rompen con gran fuerza en la arena. Si quiere mear dentro del agua lo tiene jodido. Para hacerlo fuera tendrá que entrar en un bar.

Playa de Ipanema.
Playa de Ipanema

Una de las cosas que más me gustó fue la afición al deporte de los brasileños. Cada 200 metros, a lo largo del paseo tanto en Ipanema como en Copacabana, hay unas estructuras de barras metálicas para trabajar dominadas, flexiones, abdominales, tríceps… A esto hay que sumar los campos de volley (tanto de pies como de manos) y de fútbol. Los fines de semana cortan uno de los carriles del paseo para que la gente corra y monte en bici o monopatín.

Para moverse entre Copacabana e Ipanema puede hacerlo en metro o en autobús. Para moverse en bus recomiendo la app de iPhone “MotionX-GPS”. Se puede navegar con el GPS sin necesidad de estar conectado a la red.

La comida

Al igual que otras veces, las comidas de mediodía las hicimos en bien en bares próximos a la playa en mientras hacíamos algo de turismo.

Por destacar, hablaría de un restaurante portugués llamado Alfaia, en Copacabana. Algo más caro que si comieras en Portugal, pero sin nada que envidiar. Fantásticas sardinas con cebolla y buen bacalao. También son famosos los “bolinhos de bacalhau”, o croquetas de bacalao. Las raciones son abundantes, como en todo portugués que se precie.

También para comer, aunque éste más por su historia y decoración que por la calidad de los platos, es la “Confeiteria Colombo”. Destaca realmente en sus postres y pasteles más que en su carta para comer. Se encuentra en la zona Centro.

Para cenar me quedo con 2 sitios. El primero con mucha clase. Si no el mejor, es de los mejores restaurantes de pescado y marisco de Río. Se trata del restaurante Satyricon, en Ipanema. Muy buena mariscada de langosta y bogavante, con un vino blanco local. El precio rondó los 160 euros para 2 personas. Hay que decir que el cambio en aquel momento era de 1 euro = 3,5 reales. Buen cambio para los que manejamos euros pese a que ahora esté incluso mejor. Río es una ciudad cara pese al elevado número de pobres, y este restaurante es prueba de ello.

El segundo es un restaurante peruano en la zona de Ipanema, de moda entre la gente de 25-35 años. Se llama la Carioca Cevichería. Con buen ambiente, servicio rápido, buenos ceviches y precios justos.

Aunque no me dio tiempo a visitarlo, he de mencionar el restaurante Aprazível, en el barrio de Santa Teresa. Dicen que se come bien, pero lo mejor son las puestas de sol en su terraza. Lo llevaba ya localizado antes de hacer el viaje, pero siempre se quedan cosas en el tintero.

Lugares de interés

Como lugares de interés que visité destacaría:

  • El Cristo Redentor en el cerro del Corcovado. Recomiendo ir en bus hasta la Plaza de San Judas Tadeo. Ahí, en lugar de coger el “Trem do Corcovado”, que es mucho más lento y hay que hacer colas, cogería una furgoneta compartida para subir a la base del Cristo. Una vez ahí, hay que comprar los tickets para poder seguir subiendo con la furgoneta.

Cristo Redentor. Durante la subida.

  • El Jardín Botánico. Para llegar, puede hacerlo en autobús o bien en taxi. En mi caso cogimos el bus y después nos dimos un paseo por el Lago Rodrigo de Freitas, donde se van a encontrar a mucha gente practicando deporte.

Jardín botánico.

  • El Lago Rodrigo de Freitas, donde tienen su club de piragüismo el Vasco de Gama y el Flamengo.
Lago visto desde el Cristo.
Lago visto desde el Cristo
  • La Bahía de Botafogo, donde el club de fútbol del mismo nombre tiene su club de piragüismo.
  • El Estadio de Maracaná. Para llegar puede hacerlo en metro hasta la parada del mismo nombre del estadio. Creo recordar que la entrada al estadio era de 12 euros por persona, y puede acceder a los vestuarios, gradas y banquillo.

Estadio Maracaná.

  • Catedral Metropolitana de San Sebastián y Acueducto Da Carioca, ambos en el barrio de Lapa. Puede acceder en metro bajándose en la parada de “Cinelandia”.
Acueducto da Carioca.
Acueducto da Carioca
  • Catedral de la Candelaria. Se puede llegar en metro desde la estación “Uruguaiana”. Está en la zona Centro.

Catedral de la Candelaria.

Pese a ser un lugar algo peligroso, la gente local es muy simpática y atenta con el turista. En muchos bares te aconsejan que guardes tu móvil o que salgas sin reloj. Creo que si no llamas la atención ni provocas en gran medida no tiene por qué pasar nada. Los movimientos por la noche recomiendo que se hagan en taxi, sobre todo por estar más seguro y tranquilo. Sin duda, volvería a Río de Janeiro.

Lugares, el mapa

Observaciones

  • Puntuación general de Río: 8 (no más alta por la delincuencia).
  • Playas: 7
  • Comida: 8 (lo mejor la fruta).
  • Ambiente (vida diurna y nocturna): 7,5
  • Cultura (momentos, edificios…): 7
  • Repetiría viaje: SI (sin pensarlo).
  • Recomendaría conocerlo: SI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *