COMBARRO

Localización

El Restaurante Combarro y su hermano pequeño Sanxenxo forman el llamado Grupo Combarro, dirigido hoy día por Diego Domínguez, hijo del fundador Manuel Domínguez. Localizado en la C/ Reina Mercedes 12 desde hace más de 40 años, se trata de unos de los mejores embajadores de Galicia en la capital.

La Calle Reina Mercedes se encuentra en el distrito de Tetuán, foco por excelencia de los mejores restaurantes vascos y gallegos de Madrid.

El restaurante cuenta con servicio de aparcacoches.

Estética

Combarro es un restaurante clásico y con clase, con un cierto aire señorial. Se nota que en los últimos años han querido darle un toque de modernidad, añadiendo colores vivos a sus paredes. Junto a la mantelería y muebles clásicos, resulta chocante y a la vez agradable a la vista el encontrase con paredes en tonos amarillentos y verdosos en la planta de arriba, y también rojos y azules y en la inferior.

Hay que destacar además los contrastes en las paredes entre columnas, pórticos y ventanales clásicos, con cuadros modernos llenos de colores llamativos.

La iluminación del local es la adecuada para este tipo de restaurantes, situándose las lámparas de led principalmente sobre las mesas, convirtiéndolas en las protagonistas de la velada.

Cuenta además con un acuario de agua salada lleno de langostas enormes, y una barra de bar a la entrada donde poder tomarse un vino o una cervecita en caso de tener que esperar por una mesa.

Los platos

Antes de hacer mención a los platos del Restaurante Combarro he de confesar que desde que lo descubrí en 2015, lo visito todos los febreros. ¿Cuál es el motivo? ¿Y por qué siempre en febrero?

La respuesta a la primera pregunta es porque en mi primera visita probé un plato que me llamó la atención en la carta por el precio tan alto que tenía. Se trata de la LAMPREA cocinada en su sangre.

¿Por qué febrero? Porque es el mes principal en el que este animal remonta la ría gallega para desovar. Realmente suele darse entre febrero y marzo, llegando en algunas ocasiones hasta los primeros días de abril. Es por tanto que la captura de este agnato se limita estrictamente a este periodo del año, haciendo del plato un manjar para bolsillos afortunados.

En ocasiones anteriores probamos entre otros: pulpo a la brasa (sigo decantándome por el del Gran Barril), ostras de la ría, empanada de bacalao, rape o merluza gallega. Pero nos vamos a centrar en nuestra última visita.

En esta ocasión probamos:

  • Almejas al natural
  • Centolla gratinada con caviar de erizo
  • Empanada de vieiras
  • Lamprea cocinada en su sangre
  • Tarta de Santiago

La Crítica

Como ya he dejado entrever, siento cierta debilidad por este restaurante, por lo que obviamente la crítica de los platos será positiva. Así los encontramos:

  • Almejas al natural: tienen un ligero olor y sabor a mar, por lo que no necesitan de mucho limón para satisfacernos. Al tacto con la lengua son suaves, sin llegar a lo gelatinoso de las ostras. Un plato muy sencillo pero delicioso.

almejas al natural restaurante combarro

  • Centolla gratinada: es un plato caliente y algo pesado. El sabor a la carne de centolla es intenso y las huevas de erizo le dan un toque suave y algo más fresco. Buena combinación.

centolla gratinada restaurante combarro

  • Empanada de vieiras: es simple pero espectacular. Sin duda, la mejor empanada que he tomado nunca, junto con la que ya probé de bacalao en otra ocasión en este restaurante. Y el secreto, más que en el interior, está en la masa. No es excesivamente crujiente, estando su parte interior tan suave que se deshace en la boca.

empanada de vieiras restaurante combarro

  • Lamprea en su sangre: un plato por el que siento debilidad, aunque sólo lo he probado aquí. La ración es cara, en torno a los 56 euros, pudiendo pedir también media ración por 31 euros. Es un plato fuerte, más parecido en sabor a la carne de caza que al pescado. El sabor es muy intenso, y la carne algo gelatinosa. La salsa, hecha con su propia sangre, es fabulosa, dándole ese toque fuerte al plato. Para rematarlo, se acompaña con manzana asada para rebajar la intensidad del sabor y preparar el paladar para sabores sucesivos.

lamprea en su sangre restaurante combarro

  • Tarta de Santiago: con un sabor muy intenso a almendra y una masa del bizcocho bastante prensada.

tarta de santiago restaurante combarro

Nota

Como bien dije en el primer punto de este artículo, el Restaurante Combarro es uno de los mejores embajadores de Galicia en Madrid, por no decir el mejor.

Ello se debe fundamentalmente a dos factores: la calidad del producto y el atento servicio de sus metres y camareros. El pescado, el marisco y no olvidemos la carne, se reciben diariamente de tierras gallegas.

Me gustaría hacer una mención especial al servicio. Personalmente, diría que cuenta con el personal más atento de la capital. Cada vez que voy me recuerda al que uno puede encontrar en los mejores restaurantes de Moscú o San Petersburgo. Siempre atentos que no falte vino en las copas y que los platos estén al agrado del cliente.

Uno de los metres, fue el que en su día nos recomendó tomar la lamprea, explicándonos con detalle el origen del plato, la textura característica de la carne y la recomendación de tomar inicialmente media ración por si el plato no fuera de nuestro agrado, pese a que en la carta sólo se da opción a pedir la ración entera.

Obviamente toda esta calidad hay que pagarla. Aunque no es tan caro como puedan imaginarse. Los platos principales rondan los 26 euros de media (IVA incluido). Pueden optar por pedir muchos entrantes y probar de todo, o bien la cena clásica de entrante más plato principal. Quitando platos especiales como la lamprea o ciertos tipos de marisco, puede rondar una cena para dos personas los 100-120 euros. De ahí en adelante lo que quieran.

Nuestra puntuación: 9

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *